10 de enero de 2009

El sonido del invierno

A pesar de no gustarme la nieve mucho, hay una cosa que sí adoro de ella... Su sonido. Mejor dicho, sus sonidos. El de la nieve crujiendo bajo los pies de uno, como si se quebrara suavemente el mundo, como si se deshiciera el suelo pero sin sufrir desperfecto alguno... Y luego el que es mi favorito, ese silencio sobrecogedor que se hace al caer la nieve, y esos infinitamente imperceptibles sonidos, como en sordina, de los copos estrellándose en el suelo, fundiéndose entre sí, como un lejano e crepitar que en realidad nunca llegáramos a escuchar, como si sólo existiese en la imaginación. plop, plop, plop, plop, y así hasta el infinito, como en un mundo paralelo e inextinguible...

(Fuente: www.elpais.com)

Nos hundimos en lo más crudo del invierno envueltos en el descenso térmico y en ese otro descenso, casi armónico, a una melancolía salvaje de hogar y manta, de cristales empañados y gris más allá del pretil.
Hasta que pase, me escapo al paraíso sumergido de Vivaldi. Quién se atreva a bucear en esta sublime versión del portentoso Fabio Biondi, encontrará los sonidos perdidos de esta partitura, de todas las partituras del frío...

9 comentarios:

senses or nonsenses dijo...

mira, me alegra oír a alguien decir que hoy se lo ha pasado bien en "madrid".
me temo que los que han sufrido los atascos no dirán lo mismo, jeje.

un abrazo cálido.

Argax dijo...

Los sonidos del invierno. Para mí el inverno suena a crujir de ropas cuando intento convertirme en tortuga y esconder la cabeza entre los hombros, lo sonidos se atenúan cuando me calo el gorro un poco más abajo de lo que la estética recomienda y me tapo las orejas dejando al descubierto apenas los lóbulos que enseguida enrojecen por el frío.
Aquí el invierno no siena a frío, suena al bufido de gentes intentando sacudirse el frío cuando entran en algún edifcio, a chasquidos de huesos cuando muevo los dedos de los pies para entrar en calor.
El invierno según la estrategia de la lagartija, quedándome inmovil en cualquier resquicio de sol.

Un beso.

Mart-ini dijo...

y es que hace un frío!!!!!!!!!

mikgel dijo...

A mí esa mitología doméstica del invierno me resulta ajena. Y la añoro, porque a mí el frío me agrada, me reconforta, me vivifica.

Azul_oscuro dijo...

Je...todas las estaciones tienen un sonido especial. A mi, al igual que a mi querido amigo Luigi, me gusta el de las epocas de transito. Porque aquí, en esta ciudad tan poco preparada para las olas polares, el frío suena a 'Buuuuuuuur' :P
Besito volcanito
Ando silenciada, pero ando tras la pantalla, leyendo agazapada, por culpa del frío, claro :)

Nocheoscura dijo...

Odio el frío para mi tiempo libre, prefiero el frío para trabajar. ¿Su sonido?, no sé, prefiero unas vacaciones constantes en silencio.

Me ha gustado mucho la entrada ;-)

pe-jota dijo...

La nieve es como una suave seda que poco a poco lo va cubriendo todo con su manto blanco otorgando un mágico aspecto de pureza a todo y otorgando una capa de dignidad allí donde se posa.

gatchan82 dijo...

mis musicalizaciones del invierno, se van hacia islandia, como no podía ser otra...

Gus dijo...

Pienso como tu que la nieve es un hermoso regalo de la naturaleza ... los atascos? los retardos? bueno, es el precio de las mega capitales al dar la espalda a tan sublime regalo divino!

O crees que por vivir en una sociedad 'civilizada' te ahorraras de 'pagar' por ello ?

Vuelta urgente a una mirada inocente sobre el entorno ...