2 de septiembre de 2009

La noche inextinguible


El calor aún invade la noche y los cuerpos, los tejados arañan la luna allá en lo alto. No quedan demasiadas noches de verano y esta ciudad que lo mismo vibra con el ardor que con el hielo, se vuelca discretamente en las esquinas.
El humo y el alcohol se pierden en la oscuridad, la vida muerde los dedos, las bocas, las miradas. No quiero que se termine nunca la noche, no quiero que te termines nunca tú, ni el hilo de palabras que se nos queda sobre los posos. Tiemblan aún los recuerdos, oscuro se cierra el vértigo sobre el pecho, y se desprende la frágil naturaleza, llena de estupor, de olvido, de vida... Ebria de nosotros y de tiempo. Ebrios nosotros de vacío y de futuro.

6 comentarios:

Tessitore di Sogno dijo...

¿Cómo haces para tomar esas pics tan artísticas partiendo de cosas tan cotidianas, caro? Esta me recordó aquella de una botella de s.pellegrino junto a una soda de cola (¿alguna alegoría en ellas?)...

Pues nada, creo que cuando mezclas el verano, la noche, los tejados y la pasión, te salen textos tan sexys como este.

Abrazos, muchos.

Disfruta enormemente tu finde.

pe-jota dijo...

Y Yo que espero el Otoño con ansia !!

GusPlanet dijo...

Amigo Vulcano: como siempre una pasada tus textos, y ese cachondeo veraniego que no cesa! Bravo!

Argax dijo...

La sensación que describes, o la interpretación personal ante lo que describes, mejor dicho, me hace recordad momentos en los que he deseado creer en la infinitud del hombre, de la maravilla que guarda.
Sabes que para ti la noche es interminable, la prolongas. Un poco más de lo necesario, un poco menos de lo que querrías.

Un besazo críptico de mio.

Antonio dijo...

Las noches también se extinguen. La ebriedad y el estupor y las miradas son intensas como una llama, pero igual de efímeras. Porque esto es recuerdo y literatura, no el presente y vida que fueron.

Me imagino este blog cuando no estemos, cuando alguien lo lea y trate de entender qué sentías, qué sentíamos en este verano de 2009. Me da tristeza.

Perdóname este relativismo exacerbado, pero me sale así y así lo comparto...

Fenjx dijo...

ese ansia de atrapar
esa equivocado deseo (que sólo los dioses comprenden) de que el momento no termine
el miedo que impregna cada segundo de placer
como la nota final de un perfume casi perfecto
y yo aquí
huelo a lo lejos el deseo de abrir mis fosas nasales y dejarme embriagar de deseo dolor y verdades que sólo duran lo que dura el calor