2 de octubre de 2008

El otoño imaginario





Este inicio de otoño me trae atardeceres que no quieren ser noche.
Noches que quieren escapar del sueño
Y sueños de recuerdos y olores que de allá escaparon.

De allá donde no había mar,
De allá donde la isla vagaba rozada por el olvido
Y las estrellas invernales.

Se agotan en mi garganta.
Allí naufragan y se hunden en mi lengua,
Pero arrojan su daga en el pozo oscuro

La pared es alta y callada,
Sólo Mozart osa mirar a través de sus huecos
Para sonar también detrás de ella.

Y en el otro lado crece la hierba que no escucho,
Desde la playa la arena sigue un trazo frío de pasos
Hasta la sorda espuma.

Pero a mi espalda a veces llegan pequeños alientos
Suaves vacíos de humo ligero que en su curva
Sin tocarme... me atraviesan.

9 comentarios:

gatchan82 dijo...

mozart tiene la fuerza y la genialidad de llegarnos un poco más adentro.
su bellaza nos deja indefensos y le dejamos pasar a esa habitación que nosotros mismos nos empeñamos en tapar.


qué filosóficos me pongo por aquí, y después, en persona, sólo hablamos de hombres jajajaja

moderato_Dos_josef dijo...

Mozart, el otoño, todo se conjuga espero para formar una bella sinfonía otoñal...Un saludo!

Mart-ini dijo...

La que más me gusta... el otoño

senses or nonsenses dijo...

y mira que me acaban de llamar críptico...
no sé si hablamos de lo mismo, porque a mí el cuerpo no me pide Mozart, me pide rock n'roll, pero me he sentido muy identificado.
yo estoy encantado con la llegada del otoño y ver llover, al menos hoy.

un abrazo.

Dark Angel dijo...

Hay, este mozart!
Como nos encanta, verdad amigo?
Pues nah! que aqui quedo con antojos de chocolate Belga, pero dadas las distancias, pues aunque sea una postal con la firma a mano sería genial!
la direccion? pero si esta de primera en el blog! jejejejejej
un besote corazon y espero que estes en primera fila, porque yo te vi en las fotos de mi proximo cumpleaños... ya me entenderas!
un beso desde la lejana galaxia

pe-jota dijo...

Espléndido !!! sencillamente eso, a veces no hace falta decir más.

mikgel dijo...

Y dormir otro sueño, creyendo que hay más allá de lo evidente. O que no. Pero creyendo.

Javier Herce dijo...

Con lo que a mí me gusta el otoño!!!

Fenjx dijo...

yo hay veces que naufrago en tu misma-otra isla
y te dejo mensajes en la arena hundiendo el dedo índice muy despacio en ella
aunque sé que al abandonarla la borran las olas de olvido
pero se también que por alguna extraña razón que no intento tan siquiera entender
hay veces en que tu escribes sobre mis trazos
y yo después sobre los tuyos
en esa batalla en la que aliados
luchamos contra el olvido