27 de octubre de 2008

ROMA


Desconcertante Roma.
Por el desafío que supone para los sentidos. Por su aguda belleza que se te clava en la retina a presión, inyectada por el sol infinito de un octubre casi estival. Y los pinos siempre en el horizonte, de larguísimos troncos y esféricas copas que con su verde oscuro refrescan la fantasía de la mirada. De todas las miradas que sobre ella se han posado a lo largo de su milenaria historia. Millones de miradas de todo el planeta, de todas y cada una de las épocas. Desde la Antigüedad al Futuro. Todas se han quedado allí, quizá sobrecogidas por el descaro de esa íntima grandeza que inspira este centro de gravedad del mediterráneo, alma profunda de lo latino, de la romanización, de toda esa forma de existencia que expandieron sus habitantes a través de las orillas antiguas del mare nostrum.

Continuamente reinventada desde su origen. Superpuesta como un rompecabezas tridimensional, donde las diferentes capas de la historia no se superponen sólo en vertical sino que se entremezclan y se fusionan como en un mosaico de teselas ínfimas y sin embargo indispensables. Roma que ha sido la capital de uno de los imperios políticos y humanos más grandes de la humanidad aún nos despierta seduciéndonos con la imaginación de su esplendor descomunal entre las piedras caídas, las estatuas desmembradas o las solitarias columnas que apoyan el sueño de los arquitrabes como una memoria que se recorta siempre en el naranja de esta ciudad que se llama eterna porque así lo es. Eterna en no rendirse al olvido ni al capricho de ser reino de Papas guerreros y déspotas, desmesurados e ingratos o ciudad provinciana y decadente a pesar de su refinada aristocracia .

Ciudad casi de mentira a veces en su personalidad ecléctica y teatral, sacra e infinitamente pagana a la vez. Cuidad que no se deja comprender, que se retuerce en el cliché y que esconde otras subterráneas realidades, como las del subsuelo hueco que sella su pasado. Roma invadida de ideas y de piedras que ocupan el espacio de los sueños de todos los que la aman y de todos los que la han vivido. Grandeza que no epata por el tamaño ni la simetría ni la perfección, sino por el caos espontáneo de su belleza desmedida y caprichosa, desparramada sin límite, pero siempre encerrada en el equilibrio de su milenario clasicismo. Copiada a sí misma en la arquitectura que se encaja en plazas y esquinas, en explanadas y avenidas, en lo grande y en lo pequeño, fundido con esa milagrosa inspiración que no existe más allá de sus siete colinas.

Roma llena de vida y de sonrisas, y de gestos al aire y olor intenso de queso pecorino sobre pasta con tomate y albahaca. Helados y miradas al fondo de los ojos, galantería en las aceras, elegancia y desmedida manera de significarse en ese sentido de la responsabilidad de tener que representar la originalidad del made in italy. La sonrisa de quien lo ve desde fuera, entre condescendiente y con sentido del ridículo, pero con secreta e inexplicable envidia.

Roma inexplicable e infinita, inigualable y desconcertante de nuevo, única entre las ciudades únicas, secreta y universal, pequeña y gigante, inagotable y rotunda. Antigua, siempre antigua. Milenaria y sabia, y por ello también futurista, trampolín de la cultura occidental, reflexión de lo que somos y de lo que seremos.

Humana y viva...
Eterna, siempre eterna.

15 comentarios:

Mugalari dijo...

Roma siempre te deja el regusto de volver, porque no la conoces suficiente, porque siempre quedar algún lugar, algún momento, alguna sensación por atrapar...

moderato_Dos_josef dijo...

Roma es sectaria, misteriosa atrapante, peligrosa, lúdica, oscura y brillante, imperial que lo fue y algo desprende. Estuve allí hace tiempo, pasé cinco días, agotadores, en los que mi mente y mi cerebro se pusieron a prueba; debatiéndome entre el amor y el desamor y sólo Roma me tuvo en sus manos, y sólo Roma me devolvió a la vida y me dijo vete, pero sé que volverás; todos lo hacen... Y así es, sé que muy pronto, volveré... UN saludo!

Alfredo dijo...

Roma=amoR
Roma+Fellini+Nino Rota
De Marco Aurelio a Giulietta Massina, de Vitrubio a Anna Magnani.
Roma, 140 resultados en IMDB:
Titles (Exact Matches) (Displaying 5 Results)
Titles (Partial Matches) (Displaying 135 Results)

CRISTINA dijo...

Roma es impresionante.
Y eso que cada vez que he ido a Italia he tenido alguna movida con los italianos. Siempre ha habido un problema en un tren, en un hotel, con alguién por la calle...no sé...siempre me he amargado un poquito por algo, siempre ha habido un contratiempo, y aún así, me encanta Italia. Pero, en concreto, Roma, es lo más. Es todo lo que describes. Es, para empezar, la primera frase, lo de "un desafío para los sentidos", para todos los sentidos. Para mí es algo fuera de serie esta ciudad.
Saludos.

ekiots dijo...

emocionantes palabras para hablar de Roma...en unos segundos me has hecho revivir la maravillosa semana que pasé allí.... me pasaría la vida paseando por Roma.
En cuanto a Fellini... no hay palabras...
besos.

mikgel dijo...

Qué asqueroso. Qué envidia me das.

gatchan82 dijo...

roma me la imagino rebosante...

Sísifo dijo...

Yo prefiero llamar a Roma ciudad renacida, no eterna. No hay que olvidar que tras la caída del imperio la ciudad prácticamente desapareció hasta resumirse en un par de fortalezas, refugio de papas. Me habría gustado ver los foros convertidos en lugar de pasto para el ganado. Hoy son arteria de tráfico.
Lo que hay hoy en Roma es otra cosa, mixtura eficaz de ciudad moderna (entendamos lo moderno como lo post-medieval) y ruína descontextualizada. Tiene su encanto y es fuente contínua de sorpresas para el caminante.
Roma es agradable.

NaT dijo...

:'( Y yo que sigo sin conocerla... aunque ya lo hablé con los amigos del norte y quizá el 2009 sea el año por fin de encontrar más piedras y soñar mecida en estatuas cinceladas por la mano de dioses.
He dejado de ser ausente para hacerme presente, espero no faltar tanto ni por tanto tiempo.
Y ya es hora de vernos ¿no?
Besos romanos!!!!

pe-jota dijo...

Roma, me parece que entre tanto epíteto se te ha olvidado voluntariamente aquél que más la caracteriza, "Ciudad Eterna".

pe-jota dijo...

Perdón es que lo has puesto encima del vídeo y del "seremos" me he pasado a ver el vídeo. jejejejejejejejeje por cierto una de mis escenas favoritas de todos los tiempos.

Argax dijo...

Pues tomo tu Roma, como aperitivo de la que un día yo veré. Me quedo con la imagen de los pinos.

Gracias por prestarme tus ojos.

Un abrazo.

Fenjx dijo...

quiero ir a roma

senses or nonsenses dijo...

Roma es una más de mis asignaturas pendientes.
Vi el otro día Saturno contro, y me acordé de ti, y de tus relatos. me gustó mucho, los personajes son todos maravillosos. aunque creo que me sigo quedando con nuestra Finestra di fronte.
ya sólo me falta Cuore Sacro... bueno, y la última.
por cierto, una de las maravillosas escenas de Roma. qué grande Fellini.

un beso.

Pilar M Clares dijo...

Un multiplacer pasar por aquí. Vine desde el blog de pjota porque me llamó la atención que te llamaras como la novela de Sunsan Sontang que, curiosamente, leí un verano en Menorca, y ahí estaba presente Nelson y lady Hamilton. Luego viví allí además, así es que le tengo un especial cariño.
Y encima me encuentro con Roma, con Julio César y con Fellini , aggggg, qué buen recorrido el tuyo, qué buen paseo el mío.
Pues un saludo, placer multiorgásmico (usted perdone)

Besico