14 de abril de 2009

Más allá del secreto.


¿Cuáles son los límites del amor anárquico, cuáles los del oscuro objeto de la intención que esquiva lo consciente? ¿Son acaso sus bordes sólidos, o es que se hunden en un imposible continuo? ¿Dónde está el final, dónde se quiebra el hielo alrededor de la botella?

Entre los barrotes amplios de mi morada se escapa el aire en huracanes deshechos, libremente deshechos. Entre ellos, frágiles, cabe mi mano, lo sé. Mis labios también. Sienten el agua del arroyo al otro lado cuando suena, fresca, las tardes de verano, aún sin tocarla.
Mis pies alargados siempre se quedan dentro, arrastrándose como serpientes a lo largo del borde, en el vértice mismo de la esquina de la vida. Les gusta sentirse en el margen, descuidados, siempre al acecho del otro lado, siempre escondiéndose del silencio y del hastío.

No saben que el verdadero pozo interminable del deseo está dentro del límite, dentro de la misma cárcel que no evito. Sus más sinceros secretos no están en el más allá que alguna vez pisé (lo confieso) sino en el presente que no es secreto porque nunca nada fue. Discretamente agazapado en lo que nunca podrá siquiera ser inconfesable porque carece de existencia, y ni aún el ansia lo puede construir porque se deshace antes de ser dentro del aliento, antes de ser palabra en el vacío de la memoria oscura, antes mismo de brotar a la no-vida, en el imposible de una mano que casi no toca, de un olor breve sobre la piel del cuello o del roce imperceptible de los átomos de un pantalón y otro antes de pulverizarse en nada y ser borrados con la furia del olvido consciente, antes incluso de abrazar la verdad del presente convenido, como un universo que desaparece detrás de un gesto para no haber existido jamás.

8 comentarios:

GusPlanet dijo...

Bravo Amigo! muy buen texto, muy buenas reflexiones, expresadas de una manera tan literaria ...
No sé a qué te dedicas, pero la escritura (como a otros la muerte) te sienta bien ...

Es un placer leerte, compartir tú música, debes tener un universo personal muy fascinante ... Me pregunto si tú universo estará lleno de historias 'teóricas', o si la 'práctica', es decir la calle, forma parte de tú bagaje cultural ?

A Bientôt mon ami!

senses or nonsenses dijo...

yo apuesto por un imposible continuo. Ortega decía que el deseo muere automáticamente cuando se logra, muere al satisfacerse.
sobre el ansia del eterno deseo insatifecho que nos quema y nos quema sigo preguntándome... Ortega llama a eso amor.

un abrazo.

NaT dijo...

Sabes que en la foto pareces la protada del libro que estás leyendo.

Qué bien se debe de estar en esa terracita al sol, qué envidia me das cacho perro!!! jajajaja.

Espero que todo vaya bien, que últimamente en tus textos te noto de lo más triste, si, ya sé que es porque la primavera no termina de asentarse en las cornisas y el invierno y el frío te matan, epero tú paciencia, que entraremos cuando menos lo esperes de lleno en el verano.

Besos!!! hoy un poco melancólicos, grises y tristes.

Martini dijo...

creo que la primavera nos sienta mal a todos....

:)

Argax dijo...

Al leerte pienso en contención, en que te estás conteniendo. No sé, es sólo una sensación.

Y últimamente voy descubriendo que los barrotes, los límites, siempre que sean autoimpuestos nos liberan. Obviedades recogidas en los libros verdad? Pero entre el dicho y el hecho va un trecho y ahora yo ando plantando chumberas en los límites de mi huerta para que no entre lo que no me conviene y para poder salir sólo cuando quiera y necesite.

Siento haber hablado de mi. Un beso, tu beso.

pe-jota dijo...

Pues yo ando un tanto espeso, creo que fruto de un cierto cansancio, y tras leer el magnífico comentario que te ha dejado senses, creo que no podría superarlo.

Alfonso dijo...

el ser, lo cambiaría por el estar, el resultado es bien diferente

Fenjx dijo...

Qué curioso
ayer vi el caso de las petunias pisoteadas de tenessee williams

Muchacho: ¡Mire!
Dorothy: ¿Qué he de mirar?
Muchacho: Esas pequeñas partículas de polvo en el rayo del sol de Abril que pasa por esa ventana.
Dorothy: ¿Qué les pasa?
Muchacho: Piense un poco. Usted podría haber sido una de esas partículas en lugar de ser quién es. Podía haber sido una cualquiera de esas partículas infinitesimales de polvo. O una cualquiera de los millones y billones y trillones de partículas de materia muda, inconsciente. Incapaz de hacer preguntas. Incapaz de dar respuestas. ¡Incapaz de hacer, pensar, sentir nada absolutamente!. Pero en lugar de eso, mi querida amiga, en virtud del más raro y más improbable de los azares ,resulta que es usted lo que es. ¡La señorita Dorothy Simple, de Boston! Hermosa, humana, viva. Capaz de pensar, sentir y obrar.
Dorothy: ¡Dios bendito…nos valga!¡Creí que había entrado usted aquí a comprar unos calcetines!

un abrazo
de los fuertes