5 de septiembre de 2007

Volcanes Subterráneos


Han pasado casi todos los días de verano. Aquellos primeros titubeantes, llenos de imágenes y sol por estrenar sobre la piel. La extrañeza de sentir lo inevitable de la ingravidez con la que dejamos la rutina despacio, casi como si nos costase despegarnos de ella. Y se va haciendo más leve, casi imperceptible. Hasta que caminar desnudo se convierte en algo que no se percibe apenas. Ir aligerando el peso de nuestra ropa, tomar conciencia de la voluptuosidad propia. Ir contando noches que son las más cortas del año, pero que se alargan hasta el alba, ebrios de vida y ebrios de olores y de cuerpos que se entregan... Miradas que se acumulan en una tarde que no se extingue jamás. Deseos que brotan y caen como en cascada, errando su camino o lamiendo con furia los dedos amados. Minutos que no existen, interminables silencios de sol y de grillos en la noche. Cielos que se desploman sobre el estómago, y nubes de distancia que no encuentran palabras para salir...
Y ahora, cuando ya casi comienza la inevitable cuenta atrás, la curva de los días dibuja poco a poco el tono casi otoñal de algunas tardes y la ceguera súbita del hedonismo se va durmiendo entre nuestros cabellos, como si en su reino de piedras agostadas ya lo hubiesen olvidado, sustituido por nuevos e impecables libros de texto que hay que escoger y forrar cuidadosamente, con ese olor penetrante del plástico que los envolverá.
Es un secreto que día a día el vientre se llenó de aire sin sonido, de árboles que crecieron sin control, arañándolo todo, de ríos de palabras que caían unas sobre otras, ensartadas en las ramas frescas del recuerdo, de noches erradas sin aquel aliento que no olvidan mis sentidos, de espinas que me cosquillean, pero que no existen. Todas han ido trayendo este silencio en mis manos, y en mi habitual exceso... Falta virtual de inspiración, lo he llamado.
Fin de agosto, principio de septiembre. Nuevas hojas y sueños que sumar, aunque dentro todo sea confusión de lava que permanece callada, pero que va a terminar huyendo como el viento, abrasando todo aquello que alcance, quebrándose el metal candente en los oídos, crepitando el fuego infinito sobre los párpados, con la única mirada cómplice de las salamandras, que siempre lo supieron todo. Antes de que te traiga el viento, el volcán ha comenzado a hablar...

21 comentarios:

Ben dijo...

Cuanta pasión se encierra en tus palabras, como la radiante lava que es escupida de la tierra en esas impactantes imágenes.

Me has puesto a pensar sobre mi propio verano y el otoño (divino otoño) que se aproxima.

Muchos abrazos y besos.

Por cierto, tu comentario en mi blog no me incomodó o molestó, todo lo contrario :-p

José L. Serrano dijo...

pues ha debido ser una cosas de esas "paranormales" porque ahora mismo estaba pensando en los canolli

todos las tardes libres hasta octubre

latabernadelmar@yahoo.es
ó
elputojacktwist@yahoo.es

salva dijo...

Tu post me sugiere nostalgia, el fin de una etapa, el comienzo de otra, el acomodarse a una rutina que empieza por el final de otra.
Me ha hecho pensar en las hojas caídas de los árboles en otoño, en las miradas otoñales de componente nostálgico, en el crepúsculo de un atardecer en una hamaca tumbado en una playa, en gotas de sudor escurriéndose por el cuerpo desnudo, en aires acondicionados y en mangas cortas, en la emoción de volver al cole cuando uno era niño en otoño, en la emoción de dejar el cole cuando uno era niño en verano.
En la pérdida de la inocencia pero no de la vulnerabilidad.
tu post me ha sugerido imágenes, recuerdos.
Un beso!!!!!!!!!!!!!!!!!!

David dijo...

¿Será una erupción controlada o una explosión en toda regla, con terremoto incluido? Dije y reitero que iba a ser un verano raro... pero es que creo que todavía van a pasar más cosas en este otoño que me da miedo...

NaT dijo...

Aun quedan días de verano, de noches al fresco, de dedos caminando palmo a palmo por la espalda, de besos en las esquinas del cielo y miradas a través de los visillos... aún nos quedan tantas cosas que compartir; que me alegrará no que acabe el verano, pero sí ver venir el otoño y su melancolía.
Un beso mi niño grande y sííí, jooo, hay que verse este finde ¿no?

Miguel Cane dijo...

¿Y qué dice el volcán, eh?
Lo que es yo, y no sé por qué, hace mucho que no lo oigo...

Fenjx dijo...

que bueno sentinse sabido por el ser que maneja los dedos que escriben las palabras que alimentan cada una de esas células que normalmente nadie te toca
que bueno este refugio público y a la vez tan íntimo...

Alfredo dijo...

Desde el otoño de mis abundantes canas reconozco en estas líneas (con nostalgia) los ardores de la juventud. ¿Estallará el volcán a la Vesubiana o se reciclará en balneario de aguas termales?

Vulcano Lover dijo...

Qué fuerte!!!!! yo subiendo este vídeo de una erupción del Etna, y el mismo Etna rugiendo de verdad en Catania sin yo saberlo (me he enterado este mediodía en el telediario)... Qué cosas, no???

gatchan82 dijo...

cuidado con las erupciones de los volcanes, tanto pueden crear nuevas islas como destruirlo todo a su paso.

después de un verano de comienzos con un fin del primer acto inadecuado (por decir algo), espero que el otoño traiga nuevas perspectivas

bahhia dijo...

Y yo que pensaba que el post te lo había inspirado la noticia.

Qué cosas,sí ...

el chico de la chaqueta azul dijo...

estos días previos a la entrada definitiva del otoño provocan en mí una extraña sensación, por una parte la nostalgia por la ya irremediablemente perdido y por otra la alegría del comienzo de un tiempo mágico: el otoño..besos

ekiots dijo...

verano?? todavía no me he quitado la humedad de encima de lo que ha podido llover.... pero nos hemos encontrado por el camino cosas buenas... sobre todo las visitas.... ahora solo falta la vuestra.... a ver si pensáis en un finde que os venga bien...
de vuelta al universoblog...
besos...

Vulcano Lover dijo...

Ben
Aún nos queda algo de verano... pero va tocando hora de escucharse a uno mismo y ver qué ha estado cada uno sumando dentro de sí en este periodo estival...
Un beso, guapo presumido... A mí me parece que sales bien

José L. Serrano.
Pues tengo que ir a ver si los tienen, que como acaban de reabrir no sé no sé... pero yo también tengo las tardes libres... y si no hay canolli, pues ya nos tomaríamos otra cosa... Dejar los mails ahí es como lanzar los guantes en señal de duelo, no???
Veamos, veamos...
Besos


Salva...
Yo la inocencia la perdí hace tiempo (lo dudabas?) aunque puedo resultar a veces de lo más pueril... El otoño no me gusta, porque significa el fin del verano, que es lo que más me gusta... Pero cuando ya lo asumo, me dejo lelvar por sus colores y su melancolía... es lo que tiene-
Besos, guapísimo

David
Bufff... ya me gustaría saber a mí qué va a ser... Espero que al salpicar la lava no haga mucho estropicio, porque me temo que saltar sí que va a saltar algo...
Miedo tú??? pues a menudo te has ido a arrimar para decírselo, jajaja
Un beso grande, guapo.

Nat
Sí... aún queda algo, aún... lo exploraremos un poquito este fin de semana... Pronto será de nuevo la noche blanca... ufff.. sumando veranos, qué vértigo.
Besos, besos, besos, besos...

Miguel.
La voz del volcán no sabe muy bien lo que cuenta. Está esquiva (y no hay razón para ello, te lo aseguro) y difícil... hasta espinosa a veces... En el fondo es como una niñata caprichosa... hay que dejarla a su aire, que ya volverá...
Un abrazo fuerte, amigo, te sigo en tus palabras...

Fenjx
Ya sabes que puedes entrar cuando quieras, cuando lo necesites... lo mismo que alejarte... Aquí reina la libertad, y la fantasía. Y las palabras levantan la piel de sueños que nos hace vivir y vibrar.
Para cuando un abrazo de verdad???
Todos los virtuales, hoy para ti.


Alfredo
Las aguas termales sólo me interesan si hay chicos guapos chapoteando en ellas... No te condiciones, hombre... yo creo que las explosiones vesubianas no tienen edad...
Besos

Gatchan
Claro, gatchan, claro... Pero es que sí sólo hiciésemos en la vida las cosas que no entrañan riesgos, no sé si verdaderamente merecería la pena vivir... no crees?
El fin de acto no creo que fuera inadecuado... piensalo mejor, anda... Mejor lo hablamos, ya verás.
Un abrazo muy fuerte.

Bahhia...
No, para nada... Llevaba tiempo queriendo poner imágenes de un volcán... desde que volví a ver "La meglio gioventù" y salían aquellas imágenes tan sutiles de las explosiones del volcán de la isla de vulcano como metáfora de la pasión que estaba naciendo entre los protagonistas... Además, curiosamente he estado este verano en Sicilia... Qué querrá decir todo esto???
Un beso

Chico de la chaqueta azul
Anda, enséñame a disfrutar del otoño... no vas a venir por aquí??
Un abrazo.

Ekiots
Ya te contesté en tu blog...hay que verlo, sí... te echaba de menos, guapo... a ver si coincidimos en el messenger y hablamos.
Besos.

bahhia dijo...

Nosotros estuvimos en Pompeya, el vesubio ... Impresionantes "ruinas".

Interesante metáfora para la pasión :-)

Azul_oscuro dijo...

Pues yo creo que he pasado el verano mas atípico de mi vida...asi que de algún modo, este año no he sido tan consciente de los días tan marcados y del paso de ellos...
El tono de tu post es 'grande' con ese video del volcán en erupción al final...me gusta.
Es curioso, que para mi aun, la frontera del año viene marcada por el comienzo de Septiembre...
Un beso apo

Senses & Nonsenses dijo...

precisamente ayer me dí cuenta que estaba desnudo, el viento norte anunciaba su regreso como cada otoño, y tuve que dormir con la ventana cerrada...

este volcán ya ha empezado a hablar: tú sí, tú puedes convertir tanto deseo, tanta pasión, en ideas y palabras. precioso.

un abrazo.

Anónimo dijo...

Odio el otoño. No me gusta ver los días que se acortan ni los árboles que amarillean. No me gusta tener que cubrir mi cuerpo que prefiero desnudo entre las sábanas, incluso encima de ellas,
dispuesto a encontrar otro cuerpo.

luigi dijo...

El final del verano y el principio del otoño traen consigo muchas cosas, y se llevan otras tantas. Pero aun es pronto, aunque lo parezca para decir que el verano ha terminado. En mi pueblo el verano termina cuando termina la feria, al dia siguiente hace frio, y cae la noche mucho antes, como si el cambio fuera de un dia para otro. Ese día hace frio, y duelen las rodillas y las gargantas...
Pero creo que este verano aun coleará un poco más, se alargará por septiembre y parte de octubre, porque para eso nos ha dado tregua en agosto...

un-angel dijo...

Ah...maldito, siempre me enamoro de alguna frase tuya..
"la ceguera del hedonismo que se va durmiendo en nuestros cabellos"
Los volcanes me despiertan admiración y desconfianza, pero sus amantes, son...
...son la pera limonera, jaja.
Otro besote.

pe-jota dijo...

Ahora que el estío por fin llega a su fin, comienza el glorioso Otoño, mi época favorita, la que mejor me hace sentir y la que más me llena de energía. ¡Ya ves! no todo es nostalgia estival.