28 de agosto de 2007

De lo diminuto



Albergamos un reino de lo diminuto, de lo imperceptible. Un reino acorde con las múltiples dimensiones de la Naturaleza y del Universo. En el fondo, la dimensión es una cuestión de escalas. Átomo, Planeta, Molécula, Galaxia. Y entre ellos, un sinfín de equivalentes que conforman realidades sobrepuestas en cada momento. Si miramos con atención, hasta descubrimos cómo dentro de cada uno de nosotros existen también diferentes dimensiones. No sólo al observar la física naturaleza de nuestro cuerpo (que también acumula mundos que se hacen minúsculas partes de otro) sino también cuando observamos nuestra capacidad de sentir y de percibir la realidad. La teoría de las diferentes escalas también puede aplicarse a todo eso que sucede dentro de cada uno. Y así, junto al deseo y el temblor, perdido entre la cotidiana seguridad de lo que sentimos porque ocupa un gran espacio de acuerdo a la capacidad de nuestros sentidos, existe otra realidad de pálpitos diminutos, imperceptibles por su silencio, que no llegamos a escuchar, como si estuviesen en una de esas frecuencias que el oído humano es incapaz de descubrir. En su dimensión, se relacionan con otras pequeñísimas sensaciones que pasan inadvertidas. Visiones fugaces de las que no somos conscientes, miradas instantáneas en seguida olvidadas, eco de ardores intensísimos que, sin embargo, no somos capaces de adivinar, recuerdos sólo aparentemente olvidados, diminutas palabras que se filtran en la dimensión de lo que asimilamos, pero que aún así, etiquetamos como inocuas.
Conforman toda una legión de alfileres rojos sobre la que duermen los sentidos... Pero bajo ellos, oculto a la realidad aparente, existe otra forma de existir, independiente, una isla lejana en la que la piel recuerda sus otros universos, todos aquellos mundos que no suceden allí, pero aquí hierven, en su diminuta escala, sobre los sueños que, a su manera, son como reglas que, a veces también, tienen su trompe-l'oeil particular. Ínfimas pero intensas emociones que a veces, sin saber por qué, en la más soleada de las tardes, surgen y nos traspasan, y nos traen la sombra de la confusión y del vértigo. Supongo que son, a su manera, desajustes de escala...

19 comentarios:

Fenjx dijo...

universos infinitesimales que habitan en nuestra piel

en silencio de todo
puedes escucharlos
el rumor lejano de tactos que se anhelan
de tactos que se recuerdan
o de tactos que se sienten
y erizan la piel y sus vellosidades
como un bosque de ánimas transparentes
que recogen una memoria distinta a la neuronal
una memoria más sabia y remota
palpitante de vida propia

luigi dijo...

Nuestra piel, nuestro corazón, nuestro cuerpo todo, es un palimpsesto donde se reescriben sentimientos, deseos, miradas, calores y besos. Un día fue alba, clara, limpia, pero en el momento en que tuvo lugar la toma de conciencia, la toma del deseo, la toma del cuerpo, empezo el escribir, el sobreescribir... y a la vez el resistir a todas las escrituras, a todos los raspados, a todos los rasgados.
Lo dificil de nuestras pieles, de nuestros cuerpos, de nuestros sentimientos es saber descifrar lo que hay detras de lo que se está escribiendo, pero solo leyendo un poco entre lineas. Y a veces hasta convivir con ello.

Mart-ini dijo...

A veces es dificil descifrar los sentimientos del otro... pero si nuestra escala la ajustamos un poquito a la de la otra persona... se pueden descubrir muchísimas cosas...

Como siempre disfruté.

Un beso, con tu permiso.

mismilcosas dijo...

Lenguaje no verbal, tan complicado cuando se trata de amor...
No entiendo porque con tu amigo del alma te entiendes a la maravilla, y con tu amor hay siempre tantas dificultados...
En fin

Muas

a mis favoritos vas!!!

NaT dijo...

No me digas esas cosas, jooo, que me emocionas y todo.
Qué sepas que mi texto ha salido después de leer el tuyo y no te dejé mensaje esta mañana porque no sabía como hacerlo, hay veces que ciertos textos tocan algún resorte interior y sólo se me ocurrió escribir.
Te quiero un montón y lo sabes bien, aunque a veces me aleje bastante.
GRACIAS por estar y sobre todo por ser.
Un besazo de esos de antes de chup-chup y lava

P.D.1. la foto no sé si es tuya, pero me parece maravillosa.

P.D. 2.¿Cuando has dicho que es la próxima fiesta en la terraza? XD

ben dijo...

Alguna vez escuché, o leí, que estamos hechos del polvo de estrellas. Como bien escribes las dimensiones de nuestro cuerpo y alma, o lo que sea que nos hace vivir, se interconectan entre ellas y con el resto del mundo, universo?

Este post me ha puesto a pensar...

Un abrazo

Fran dijo...

Claro que sí, así es. Por eso yo no nunca me describo con exactitud, no puedo. ¡Soy muchos en uno!
Espero poder pasar por tu terraza pronto...
Un abrazo.

un-angel dijo...

Hay un cúmulo de pequeñas cosas que van cayendo y permanecen invisibles bajo la superficie del alma, parece que ya no están pero siguen ahí y a veces, cuando algo hace removerse las aguas surgen y muestran lo que encierran. A veces una simple mirada encierra todo un universo, es verdad.
Otro beso.
PD: ¿Que diablos pasa en esa terraza tan mentada?

Gato Nocturno dijo...

¡Hola!
Paso a hacerte una visita porque es verdad que vengo poco por aquí últimamente y no está bien.
Es muy cierta la importancia de las pequeñas cosas, las cuales obviamos pero sin embargo sustentan aspectos fundamentales de nuestra vida. Yo mismo me he dado cuenta de que la alteración más diminuta en tu vida social puede transformar ésta completamente.

bahhia dijo...

Dicen que todos tenemos intuición y que es justo eso, "Visiones fugaces de las que no somos conscientes, miradas instantáneas ..." y esos otros universos que nuestro inconsciente sí capta.

CRISTINA dijo...

Escalas, sistemas de referencia, el principio de incertidumbre de Heisenberg que estudiábamos en física...
Besos.
Muy bonito lo que has escrito.

Senses & Nonsenses dijo...

vaya post!!! pa'pensar.
lo siento como una continuación del tema de ayer sobre el lenguaje y el peso de las palabras. pienso que al final sólo somos una ficción que construimos de nosotros mismos, y en el mejor de los casos que los demás construyen de nosotros. somos lenguaje, pero lenguaje censurado. somos incapaces de alcanzar a explicar-nos verdaderamente nuestras sensaciones, nuestros sentimientos, los miedos o los deseos... porque los intentamos traducir a palabras. y éstas casi nunca alcanzan a explicar eso que hierve debbajo de la realidad aparente.

es posible que esté obsesivo con el tema, o que no haya entendido nada. espero tu respuesta.
un abrazo.

Jose Manuel dijo...

hola mi grande,

queria pasarme por aqui, mandarte un saludo con beso incluido y con esa mirada que te agradece ser uno de los pocos en preocuparse por la nueva aventura en la que me embarco.

sabes? una de las razones que me mantuvo fuerte cuando decidí volver a helsinki fue el hecho de que cuando el paso del tiempo me de la razón o me la niegue, podré decir a todos los que me llamaron loco, que luché por la vida que quería tener.

tu texto me recuerda, aunque no hable directamente de eso, de esta idea vaga que tengo de creer que lo macro es lo micro y viceversa, de la capacidad que tenemos de escribir sobre cosmos cuando simplemente hay dos personajes en juego en nuestras historias. lo grande dentro de lo pequeño, lo pequeño abarcando lo grande...

aquí ya hace falta la chaketa.
te beso y te abrazo
jose

el chico de la chaqueta azul dijo...

lo diminuto y las escalas..qué tema más apasionante...grande y pequeño..amor y dolor..emociones y mapas de sentimientos..uhmmmm

Alfredo dijo...

La respuesta correcta es SUBLIMINAL!

pe-jota dijo...

Comentarte a veces se convierte en un difícil arte, nos empujas a reflexionar sobre nosotros y nuestro nivel de escalas, llevándonos hacia la incertidumbre, incertidumbre en nuestras valoraciones, siepre enfrascadas en lo demasiado evidente y huyendo de esas pequeñas diminutas partículas que por regla general a la hora de la verdad son las que realmente importan.

Vulcano Lover dijo...

Fenjx
Habitamos mundos infinitesimales, y también los albergamos... La relatividad puede llegar a dar vértigo, pero es la clave de lo irracional de la vida...
Besos, espero que estés mejor.

Luigi
Sí, estoy contigo, no es fácil saber leer entre líneas dentro de uno mismo... pero merece la pena al menos fijarse un poco en ello.
Besos...

Mart-ini
Besos grandes... y ánimo en tu vuelta al trabajo.

Mismilcosas
Gracias guapo, por la visita y el enlace... Mi blog es algo críptico, y puede dar lugar a interpretaciones de todo tipo... En realidad no hay tantas dificultades... creo que tengo ma´s dificultades (en el fondo) conmigo mismo.
Un abrazo.

Nat
Sí, casi me cae a mí también la lagrimilla... qué sentimentales nos ponemos a veces...
Pues sí, la foto es mía, hice toda una serie de fotos con la función macro de esas plantitas que crecían en un muro de un castillo en Bélgica... ya te enseñaré el resto, tienes que venir a casa a ver todas las fotos del verano.
Besos.

Ben
Sí, la verdad que creo en las coexiones entre lo micro y lo macro y en la falta de consciencia del hombre de lo relativo de todo y de la importancia que tiene todo aquello que tiene escalas que no podemos abarcar (ya sea por lo grande o lo pequeño de las mismas)
Gracias, como siempre, por tu lectura y tu atención.
Un beso.

Fran.
Invitado estás ya... sólo falta que me digas cuándo te pasas por la capi... que si te retrasas mucho (con este tiempito que está haciendo este año) al final va a hacer ya hasta frío ;-))
Gracias por tus palabras... Un beso.

Un.Ángel
Pues mira, en realidad, aunque tenía este post en la cabeza hacía unos días, fueros tus palabras sobre la relatividad las que me hicieron ponerme a escribirlo... Lo de la terraza ya te lo expliqué en tu blog... Tú ven y te cuento más.
Un beso

Gato Nocturno
Tienes razón, me descuidas mucho... Sí, la verdad que la estabilidad muchas veces más que en las grandes cosas descansa en una extrala combinación de minúsculas diuminutas cosas cuya combinación no puede ser alterada porque corremos el riesgo de que todo salte por los aires...
Besos

Bahhia
Sí... en el fondo somos muy miopes con todo lo que sucede a nuestro alrededor...
Un beso.

Cristina.
Gracias... Sí, también me vino a mí Heisenberg a la cabeza mientras escribía aquello... pero preferí hacerlo mío, jajajaja
Besos.

Senses
Sí, creo que estás un poco obsesivo con el tema (o será que eres tú un poco obsesivo en general??)
La cosa no va tanto con las palabras y la verbalización de lo que sentimos, sino con los diferentes universos que conviven dentro de uno y alrededor de uno, y de cómo sólo somos capaces de percibir (procesar, analizar, ser conscientes...) de muy pocos de ellos, que creemos que son los que nos conforman, pero hay todo un conjunto de cosas pequeñas o demasiado grandes, que imaginamos que no tienen influencia en nosotros, pero que sí que la tienen... mucha, más de la que pensamos...
definitivamente sí, estás obsesivo con el tema, jajaja
Besos.

José Manuel
Claro, guapo... cómo no me voy a inetersar.. A mí me interesas tú y por lo tanto todo lo que hagas... Yo te digo lo que pienso siempre, y ya hemos hablado del tema y te he hecho ver mi punto de vista y los riesgos que creo que hay y todo eso, pero por supuesto que ante todo me intereso y sobre todo te apoyo. Es lo que tú quieres, por lo tanto es lo que te hace feliz... cómo no voy yo a a apoyarte en que seas feliz???
Besos y abrazos... muchos ;-))

EL chico de la chaqueta azul
Bienvenido al mundillo del comentario bloguero... se te echaba en falta, guapo.
Un gran beso.

Alfredo.
Qué sagaz eres, carino ;-))
Besos

Pe.jota...
Sí, es una especie de ingeniería humana la que nos explica... siempre fui adicto a ella.
Besos

gatchan82 dijo...

teoría de las diferentes escalas. por fin le he puesto nombre a mi punto de vista.

Fenjx dijo...

estoy mejor
gracias a magias remotas
como tus palabras
gracias