12 de enero de 2007

Atlántidas cotidianas.


Cuando la espera nos asalta en las esquinas del día, y el recuerdo de una mirada vence a cualquier precio la heroica resistencia...
Cuando el tiempo se hace circular y nada detiene su giro...
Es entonces preciso que sepáis que en vuestros abismos también reposa una misteriosa Altántida de silencios.
Y que sus sueños truncados recorren la memoria kilométrica de la piel.
Y que en el rumor de las olas, en la marea que remueve la arena y traslada las piedras minúsculas sobre su espuma, se escucha el eco de su pasado y de sus sueños acuáticos.
La Atlántida somos todos alguna vez. Y todos tenemos un espacio mudo que esconde tesoros hundidos en el olvido de las algas, innudados del óxido de las manos azules. Mundos imposibles con los que soñar, y de los que escapar... contínuamente.



SONRISA DE ATLÁNTIDA

Este pensamiento, de repente me sacude
y destruye todo pudor y toda defensa.
Había sofocado aquella estúpida actitud
de vuelos Pindáricos y destructoras esperas heroicas,
y sobreviviré a esta falta de oxígeno.
A pesar de las insidiosas corrientes llegaré
al fondo de los abismos entre antiguos espendores
de un mundo inmerso desde miles de años.
Estupidamente he temido la inmensa y despiadada belleza, la profundidad de tus ojos.

Este pensamiento suaviza el despertar
incomodando la somnolencia, la habitual pereza.
Reviven fragancias extintas y ocasos de encanto.
Las grandes esperanzas arrebatadas por la ira de los océanos en tormenta,
envuelta de una prodigiosa atmósfera Atlántida
sonríe intacta y dirige una mirada amistosa al fondo de los abismos, antiguos esplendores
de un mundo inmerso desde miles de años
Estupidamente he temido la inmensa y despiadada belleza, La profundidad de tus ojos.

Carmen Consoli.

SORRISO DI ATLANTIDE

Questo pensiero d’improvviso mi scuote
e annienta ogni pudore ed ogni difesa
Avevo soffocato quella stupida attitudine
ai voli pindarici ed alle struggenti eroiche attese
e sopravviverò a questa mancanza di ossigeno
malgrado le insidiose correnti arriverò
In fondo agli abissi tra antichi splendori
di un mondo sommerso da migliaia di anni
stupidamente ho temuto l’immensa e spietata
bellezza la profondità dei tuoi occhi
Questo pensiero rende soave il risveglio
scomodando il torpore la consueta pigrizia
rivivono fragranze estinte e tramonti d’incanto
Le grandi speranze travolte dall’ira di oceani in tempesta
avvolta da una prodigiosa atmosfera Atlantide
sorride intatta e volge uno sguardo amichevole
In fondo agli abissi antichi splendori
di un mondo sommerso da migliaia di anni
stupidamente ho temuto l’immensa e spietata bellezza
la profondità dei tuoi occhi

16 comentarios:

NaT dijo...

Pues ahora no puedo escuchar esa canción que seguro que me gusta, pero ando escuchando otro CD ;)
ya te dire cuando lo acabe qué me ha parecido.
Aqui ando aprovechando mi último día laboral de vacaciones, ohhhh y con un trancazo que no veas... quizá me pida la semana que viene de baja, jejej.
Un besillo

andrés dijo...

el atlante pertenece a una sociedad clandestina con vocación para el hundimiento. Perder y perderse es siempre de lo más estético.

ekiots dijo...

yo ando llegando de uno de esos viajes que de vez en cuando la vida te lleva a hecer... esta vez he bajado a profundidades que jamás creí que llegaría... profundidades circulares como bien dices.. en mi caso pasando por lugares y momentos ya vividos para no ahogarme en el presente.... menos mal que a mi lado hay un windsurfero que conoce bien los vientos y el profundo océano...

pe-jota dijo...

Justo el punto de paz que necesitamos en estos convulsos momentos.

Senses & Nonsenses dijo...

Y todos tenemos un espacio mudo que esconde tesoros hundidos en el olvido de las algas, innudados del óxido de las manos azules.

por cosas como esta soy tan fan tuyo.
un beso.

Vulcano Lover dijo...

Nat
Feliz fin de vacaciones, guapa. Un beso y quizá algún encuentro durante el fin de semana... Ya me dirás qué te parece ese otro CD ;-))
Andrés
Ante todo, gracias por entrar y comentar...
A mí no me gusta ser Atlante, tal y como lo pintas (jejeje). Y sin serlo, también tengo mi Atlántida... Supongo que cada uno tiene su Atlántida particular, que la mayor parte del tiempo está ahí en silencio, pero a veces se despierta en el recuerdo y en el deseo, obligando a perderse, obligando a reencontrarse...
Un abrazo y gracias de nuevo
Ekiots
Sí, ya te he leído en tu blog... En fin, es así la vida... Pero veo que has sido inteligente eligiendo compañero de bitácora... Ya lo supuse cuando os conocí... Esto sólo lo confirma... Deseando compartir algún ratito de nuevo este año... Besos!!!!
Pe-jota
Ya mejorcito??? Eso espero... Sí, la canción, a pesar de la letra, transmite mucha quietud...
Besos, guapo.
Senses
Vaya!!! que me pongo colorao!!!
Besos, guapo.

Mart-ini dijo...

uffffff me sobrepasa un poco... no se. Quizás nat me haya pegado el virus

Enis dijo...

Pues si soy la Atlantida a ver si me descubren.

luigi dijo...

Pero que dificil a veces escapar de esas piedras grandes que nos tienen cogidos por un pie al fondo del oceano donde permanece oculta la Atlantida... Que dificil vivir atados al fondo de un oceano en el que algunos se acomodan, en el que algunos nos acomodamos, mientras algunos siguen su rumbo libre, de ataduras, de nosotros mismos.
Que bien tenerte, aqui o alli. Que bien quererte...

Reality Bit dijo...

A veces nuestra Atlántida es más importante que la parte que no está sumergida, precisamente porque explica muchas de esas cosas que todo el mundo puede ver. Y es que cuando conocemos a alguien, cuando descubrimos sus inquietudes, los detalles de su vida y aquellos que los hace feliz, no indagamos más allá para saber qué esconde todo aquéllo.
Lo que nos da el ser es la Atlántida particular.
Saluditos apretados

EFESOR dijo...

pues eso, aquella estúpida actitud...

anoche me dejé alagar,que hablasen de mi acabado y pensar más allá de lo que se proyectaba en el cristal del coche... y te dejé sin contarnos lo que venían después de los abrazos...

pero seguro q se nos da bien improvisar juntos

Uno dijo...

Pues la verdad es que si tenía que haber esperado a un bus posterior pero... uno se da cuentas de esas cosas demasiado tarde.
¿Como va lo de Maxim?
;-P

Uno dijo...

Pero como que ya me contaras!! Que no me puedes dejar así ahora. Cuentamelo, no sea así.

Muaka

NaT dijo...

JAJAJAJA, mira Uno, que cotilla!!!!
Yo lo sé, yo lo sé :P

Sólo me pase por esta tu Atlántida particular para darte un ebso somnoliento de buenos días.
MUACKS!!!!!!

lobogrino dijo...

Sin comentarios ante tanta erudición.

Un abrazo de nuevo ahora que he vuelto.
Espero tu visita.

Pedro dijo...

Preciosa! Me ha encantao!

Gracias.

Ya la estoy bajando (arriba la piratería!!!)