10 de octubre de 2007

Detrás de la puerta.

Se cerraba la puerta y nadie sabía por qué estaban allí, ni qué los mantenía unidos. A pesar de parecer desde fuera la pareja perfecta, todos los que de alguna manera estábamos cerca de ellos, todos los que compartíamos algún rato de intimidad de vez en cuando con ellos, nos habíamos preguntado alguna vez si en realidad se amaban, o era tan sólo que habían aprendido a vivir juntos. También habíamos llegado a pensar que el pobre Lorenzo vivía encadenado al influjo intelectual de David, o al de su cómoda posición económica. Y David... al del inmenso atractivo físico de Lorenzo, o al de su juventud y energía.
Alguno, incluso, se había atrevido a sugerirlo cuando no estaba ninguno de los dos presente. Nadie, sin embargo, sabía qué pasaba allí cuando se cerraba la puerta y se quedaban solos.

Lorenzo pasaba la mayor parte del día fuera, y no sólo por trabajo. Además, no siempre decidía pasar las vacaciones con David, lo cual nunca llegamos a entenderlo.
David, a su vez, vivía en su propio mundo, y en él Lorenzo apenas entraba. Nunca se le escapó una palabra de amor en público.
Jorge llegó a saber que algunas noches las pasaban fuera de casa, indistíntamente. Pero no se lo dijo a nadie, salvo a mí. A ninguno le habría sorprendido una cosa así. Tampoco a Luis, que siempre ha deseado a David en secreto, aunque nunca lo ha admitido, pero estoy seguro de que ha debido incluso fantasear con la idea de dormir alguna noche con él. A veces incluso sospecho que lo ha hecho alguna vez.
Íbamos con frecuencia a su casa, y siempre eran perfectos como anfitriones. Pero ni siquiera en la privacidad del propio hogar, en la compañía de los mejores amigos, fueron capaces de darse siquiera un abrazo. Y todos nos preguntábamos, aunque no lo dijésemos, qué pasaría detrás de aquella puerta cuando nos despedíamos y nos marchábamos. Cómo serían sus besos, cómo de cálida su intimidad, cómo de intenso aquel sentimiento que los mantenía unidos.

Durante los últimos meses, pasamos muchas veladas juntos. Y viajamos con frecuencia los fines de semana fuera de la ciudad. Disfrutamos de momentos inolvidables. A veces, hasta nos llegamos a olvidar de quiénes éramos. Sólo existían aquellas tardes de vino, miradas, risas y confidencias. Fue uno de esos periodos en los que la felicidad se instala, y uno querría que fuera así para siempre.
Pero casi nada dura para siempre, y aquella tarde de final de verano Lorenzo se nos fue detrás de aquella curva. En un segundo, y sí, para siempre.

Nadie vio jamás una tristeza más grande que la de los ojos de David cuando se quedó solo. Ninguno imaginó nunca tan hondos silencios ni miradas tan amargas.
Lloró como un niño desconsolado, como pocas veces vimos en nuestras vidas, como pocas veces seguramente veremos.
Aquellos días, más de uno, inconsciente, sintió arrugarse su estómago al intentar imaginar, una vez más, qué pasaba realmente detrás de aquella puerta.
(Inspiración libre de una de las historias de la película "Saturno contro" de Ferzan Ozpetek)

25 comentarios:

salva dijo...

NIño cuando te pones críptico y juegas con el lenguaje impresionas por la belleza formal de lo que escribes, por las imágenes que sugieres con tus palabras pero cuando escribes desde la sencillez historias revestidas de cotidianiedad impresionas por la fuerza de tu discurso, consigues en este relato mantenernos en vilo desde el principio, y en mi caso que vaya más allá de la historia y saque mis propias conclusiones de un final abierto.

Este relato, según mi punto de vista, describe la complejidad del amor, sus diferentes formas de manifestarse, su misterio porque no ama más el que más lo expresa sino el que más lo siente...

Precioso, no sé porque pero ahora me ha venido a la memoria el título de una canción de RAfael "qué sabe nadie"...

Un besazo y el abrazo está más que dado, nunca te consideré un cualquiera.

Fenjx dijo...

putada
pero putada de las buenas
regustillo a emoción en las papilas gustatorias de mis ojos
cuantos misterios se esconden detrás de las puertas
cuando se cierran
y cae la noche
y la cortina de la intimidad
porque en la cama se dan muchas vueltas
en la cama en ocasiones las cosas y las personas también dan la vuelta
quién sabe de cosas trasparentes
solo visibles para quien las comparten?

luigi dijo...

Y detras de la puerta que comparten, cada uno su propia puerta, y detras todo un torrente de sentimientos, de ideas, de males y de bienes que no se comparten con el otro. Cada persona es un mundo, un mundo propio a veces inalterable.
Y que comparación mejor para una relación que dos conjuntos que comparten algunos elementos... (que de años estudiando conjuntos para no saber como se llamaban ese tipo de conjuntos que tienen en comun varios elementos). Que de años de historia para no saber que cada uno es libre de llevar la vida que quiera siempre y cuando no haga daño a otras personas, o no se lo haga directamente.
Besos fuertes! Y un abrazo!

Argax dijo...

Las vidas que se despliegan a espaldas de los ojos que no saben mirar.
La necesidad que tenemos de comprender en términos no excesivamente complicados todo lo que sucede a nuestro alrededor.
La sorpresa que experimentamos cuando se rasga la superficie y afloran las entrañas, cuando se nos deja mirar los engranajes enrevesados e incomprensibles.

Me gustó.

Marta dijo...

Me ha encantado el relato. Tienes una manera muy bonita de decir las cosas.

Abrazos

Cvalda dijo...

Siempre he querido leer el pensamiento de los demás, me encantaría conocer esa faceta oculta que todos tenemos, más la de unos que de otros, que son tan difíciles de entender y conocer. Quizás sea porque yo soy transparente...

Me ha encantado tu relato; expresa lo que posiblemente hayamos pensado todos en algún momento, sobre cualquier tipo de relación.

Ben dijo...

Uno nunca sabe lo que sucede detrás de las puertas de los demás. Pero aveces los sentimientos escondidos salen cuando uno menos lo imagina.
Que historia tan triste, ahora comprendo porque te sentías así anoche.
Me han dado ganas de ver la película.

Besos muchos, guapo :D

gatchan82 dijo...

siempre he dicho que es imposible opinar de una pareja, de una familia, de lo que pasa dentro de una casa.
la intimidad, la desnudez, la unión real de las personas es la única verdad. y sólo quien está dentro conoce esa verdad.

un abrazo.

pd. me he enamorado de Ambra Angiolini...

antonello dijo...

Que máscaras se despem por detrás daquela porta? Nunca o saberemos...Sabemos apenas que se não despirmos as nossas máscaras elas passam a ser o nosso rosto, mesmo para nós... e, de repente, nem nós nos reconhecemos. Na vida apenas temos duas certezas, o resto são dúvidas infinitas: a certeza que somos mortais (mesmo que não queiramos..) e que nothing is granted (amor,dinheiro, saúde...,tudo). "Preciso de ti, porque te amo" (e não o contrário) é muitas vezes dificil de soletrar... Depois da perda, do sentir da perda, do choro amargo, o que aprendemos? Não sei, mas que é duro... é duro mesmo! Será que Lorenzo se vai perder no labirinto?.... bj

Senses & Nonsenses dijo...

nadie sabe lo que ocurre entre dos personas.
conocía la canción, había visto el vídeo, pero no he visto la película.

un abrazo.
espero solucionar mis problemas informáticos en unos días.

pon dijo...

Mi abuela decia: "lo que pasa tras la puerta de un dormitorio, a veces no lo saben ni ellos".
Razón tenía. Solemos juzgar las relaciones de los demás según un baremo propio hecho de vivencias y sueños perdidos, y no nos damos cuenta de que cada pareja, como cada persona, tiene sus propios mapas.
En todo caso, creo que lo que había detrás de esa puerta era puro amor.
Y además qué bien lo has escrito.

sinuhe dijo...

Ninguno sabemos los que ocurria detras de la puerta, pero como a vosotros, tambien a mi se me arruga el estómago ante David.

Como siempre, un magnífico relato, amigo.

NaT dijo...

Y que hay del dicho de que cuando se cierra una puerta se abre una ventana?
Quizá esa puerta se cierre para acallar mentiras y se abra la ventana para gritar verdades.
Cada familia, cada pareja es un mundo y sus puertas las defensas de su castillo.
Quizá el día que la puerta se quede abierta, no sólo entornada, abierta de par en par es cuando no se tenga nada que escodner y de eso, todos tenemos algo.

Disfruta mucho este largo finde, que yo pienso hacerlo, lo necesito ¡¡¡¡ya!!!
Besazos

CRISTINA dijo...

Escribes al final "Inspiración libre de una de las historias de la película ...", muchos de nosotros podríamos encontrar en tu post una historia cercana, de amigos o conocidos nuestros, una historia verdadera, incluido el triste final.
Un beso

Alfredo dijo...

Parejas desiguales. Y detrás de la puerta algo que les une. Me ha gustado mucho la historia, conozco casos muy parecidos -e incluso tan trágicos. Un fuerte abrazo.

Enis del mar dijo...

Quizas si no nos empeñaramos en ver tanto lo de los demás, tendríamos mas claras muchas cosas de uno mismo.

Luís Galego dijo...

pelos vistos o que está por detrás da porta e das vidas das pessoas é sempre uma grande incógnita....será que efectivamente podemos confiar em alguêm 100%, temo pela resposta.

Um abraço do tamanho da peninsula ibérica

pe-jota dijo...

Nunca sabemos la auténtica verdad ni la dimensión de la relación entre dos personas, la vida está hecha de superficialidades que acostumbramos a revestir de verdades absolutas,pero en el fondo nuestro desconocimiento es total.

David dijo...

Te leo y me vuelvo a encoger.
Me tienes que ayudar a recuperar la reflexión que se repite al final. Creo que la necesito.
Un abrazo.

un-angel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
un-angel dijo...

...no tengo una noche muy buena,no me pareció procedente el anterior comentario... Es una bella historia. Gracias por compartirla.
Ahora está mejor, jeje.
Un abrazo.

bahhia dijo...

Y nunca sabremos ya que pasaba detrás de aquéllas puertas aunque en la retina de todos se ha quedado la tristeza de los ojos de David.

*******

Javier Herce dijo...

He tenido unos días... raros. A ver si nos vemos!!!!

Mart-ini dijo...

que bonito!!

luigi dijo...

Acabo de terminar de verla. Preciosa, muy triste, y planteando problemas que surgen en el dia a dia de muchos. Pena que se oyera mal. Un beso fuerte, que no he parado de acordarme de ti mientras la veia.