3 de agosto de 2006

Monstruos.


Los monstruos pueblan nuestro pasar por el mundo. Siento pena por ellos. Monstruos que esconden miedo de sí mismos, y que, en lugar de afrontarlo, hacen pagar a sus compañeros de viaje el peaje de su inadaptación a sí mismos. Más allá de pecados veniales, de algunos otros capitales, hay en todos nosotros un oscuro habitáculo de maldad, una diabólica tentación que mora en nosotros. Es una elección convivir con ella. Es una elección usarla, dejarse seducir. Hacerlo no es lo que encuentro condenable. En realidad yo no condeno nada. Simplemente he decidido que no quiero en mi vida aquellos sin la humanidad necesaria para admitir la tentación, para asumirla con sinceridad. Esos los quiero lejos, me dan más pena que otra cosa, porque sufren a veces más que el sufrimiento que provocan, pero en su negación, se deshumanizan, se vuelven dueños de una crueldad hacia los demás que no estoy dispuesto a tener que soportar.
Me confieso de ser a veces perverso, de sentir cosas que condeno y critico. Me confieso de sentir rabia, celos, egoísmo, ira, envidia, soberbia... Sí, lo admito, que lo sepan todos, soy humano y con frecuencia débil. Pero no pienso mentir por ello, lucharé por rectificar cuando no me sienta bien, por evitar caer en la rutina de saltar el ejercicio de la conciencia, por querer como quiero a los que quiero, por amar como amo a los que amo, de manera incondicional, desde el fondo del corazón, con la espontaneidad del impulso de la pasión, con la marca incandescente de la lava, de mi entusiasmo en el cariño, en la caricia, en la mirada.

Los que no quieran jugar con las cartas descubiertas, por favor, que se queden detrás de la línea.

EVA AL DESNUDO

Mírame a los ojos,
Desnúdate de toda falsedad
Ese aire de pureza traiciona diabólicas anomalías
Y sabes de qué estoy hablando
qué necesito
Y aún tendrás la valentía de llamar a la evidencia casualidad
ansia y doblez conspiran con la más severa crueldad
Y sabes de qué estoy hablando
y que mentir no es el remedio a una injusticia
Llorarás, poniendo en escena el enésimo drama
mientras las lágrimas corren por tus mejillas encendidas
Eva
y jurarás por Dios y por tu madre que no tienes la culpa
mientras las lágrimas corren

Mírame a los ojos,
Desnúdate de toda falsedad
Eva
Ese aire de pureza traiciona diabólicas anomalías
Y huye ese monstruo inmundo que has creado
ese sueño que no concede descanso
Llorarás, poniendo en escena el enésimo drama
mientras la lágrimas corren por tus mejillas encendidas
Eva
Y jurarás por Dios y por tu madre que no tienes la culpa
mientras las lágrimas mojan tu camisa de seda

"Creedme, es un sortilegio
es la obra de un hechizo
no era dueña de mis facultades"

Y llorarás, poniendo en escena el enésimo drama
mientras la lágrimas corren por tus mejillas encendidas
Eva
Y jurarás por Dios y por tu madre que no tienes la culpa
mientras la lágrimas corren.

Música y Letra: Carmen Consoli
Traducción del italiano: By me (original en comentarios)

3 comentarios:

Vulcano Lover dijo...

Gracias a Carmen, por ser tan especial...

» Tutto Su Eva «

Guardami negli occhi
Spogliati da ogni falsità
Quell'aura di purezza tradisce diaboliche anomalie
E sai di cosa sto parlando
di cosa ho bisogno

Eppure avrai il coraggio di chiamare l'evidenza casualità
Bramosia e doppiezza complottano con la piu efferata crudeltà
E sai di cosa sto parlando
E che mentire non e il rimedio ad un torto

Piangerai mettendo in scena l' ennesimo dramma
mentre le lacrime corrono sulle tue guance infuocate,
Eva
e giurerai su Dio e su tua madre di non aver colpa
mentre le lacrime corrono

Guardami negli occhi
Spogliati da ogni falsità
Quell'aura di purezza tradisce diaboliche anomalie
E fuggi quel mostro immondo che hai creato
Quel sonno che non concede riposo
iangerai mettendo in scena l' ennesimo dramma
mentre le lacrime corrono sulle tue guance infuocate,
Eva
e giurerai su Dio e su tua madre di non aver colpa
Mentre le lacrime bagnano la tua camicia di seta

Credetemi e un sortilegio
e l'opera di un incantesimo
non ero padrona delle mie facoltà

E piangerai mettendo in scena l' ennesimo dramma
mentre le lacrime corrono sulle tue guance infuocate,
Eva
e giurerai su Dio e su tua madre di non aver colpa
mentre le lacrime corrono.

inquilino dijo...

Quién no ha tenido algo de monstruoso alguna vez? Todos albergamos un pequeño monstruo, una fierecilla malvada que lucha a brazo partido con lo mejor de nosotros para hacerse con el poder. Nadie está a salvo de ser mezquino. Pero es tu consciencia de ello, tu capacidad para recononcer al monstruo que habita en ti, el mejor aliado de tu yo humano. Reflexiones como la tuya no muestran más que la inmensa humanidad que te habita.

Sigue así, amigüito (así, con diéresis) ;-)

Vulcano Lover dijo...

Sí, no lo sé... a algunos no les ha gustado nada esto que he escrito...