7 de marzo de 2007

El frágil sueño de la Libertad

Termina esta semana en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid una de las exposiciones más emocionantes que se han exhibido aquí en los últimos años.
A iniciativa de la Fundación Giner de los Ríos ( Institución Libre de Enseñanza), y con el apoyo de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, la Residencia de Estudiantes y el Ayuntamiento de la capital entre otros, la muestra LAS MISIONES PEDAGÓGICAS 1931-1936, pretende ser un homenaje, en el 75 aniversario de su fundación, a su presidente, Manuel Bartolomé Cossío, y a todas las personas que participaron en ellas. Este proyecto, nacido de la propia mente de Bartolomé Cossío, e impulsado con gran ilusión por el gobierno de la Segunda República, constituye una de las aventuras más innovadoras y revolucionarias que un gobierno europeo haya emprendido en el siglo XX.


Conscientes de las grandes desigualdades existentes en la época entre las ciudades y los entornos rurales, se emprende este proyecto en el año 1931, con tres grandes objetivos:

· El fomento de la cultura general por medio de la creación de bibliotecas y de la organización de conferencias, lecturas públicas, proyecciones cinematográficas, audiciones musicales, recitales de coros o pequeñas orquestas, representaciones de teatro y guiñol, exposiciones de pintura por medio de un museo circulante…
· La educación ciudadana en los postulados democráticos a través de conversaciones acerca de los derechos y deberes de los ciudadanos, con el objetivo de dar a conocer la Constitución y el espíritu de la República.
· La orientación pedagógica de los maestros de las escuelas rurales a partir de visitas a las escuelas y cursos para mejorar la metodología docente y la calidad de la enseñanza.

El Patronato estaba organizado en siete servicios para la realización de las diversas actividades que planteaba:
– Museo Pedagógico Nacional
– Museo Circulante
– El Coro y el Teatro del Pueblo y Retablo de Fantoches
– Servicio de Cine y Proyecciones Fijas
– Servicio de Música
– Servicio de Bibliotecas
– Otras actividades de Misiones Pedagógicas.


Estas acciones "ambulantes" se desarrollaron a lo largo de la vida de la Segunda República en "Misiones" que recorrieron más de 7000 pueblos de la geografía española.
La exposición pretende dar a conocer esta importantísima labor, pero no como un ejercicio de propaganda de la acción cultural ejercida por el gobierno democrático de la República, sino más desde un punto de vista testimonial de los misioneros que participaron en ellas (maestros, intelectuales, dramaturgos... no hay que olvidar el número de personas conocidísimas del mundo de la cultura como Luis Cernuda o María Moliner, que se implicaron en ellas) y de quienes se beneficiaron de ellas.

Todo ello a través de multitud de emocionantísimos documentos en forma de películas, cartas, diarios, textos oficiales, y un abudantísimo fondo fotográfico que nos dibuja esa dura realidad rural de la España de la época y cómo desde el esfuerzo y la ilusión de estos visionarios, se inició la materialización de uno de los sueños más bellos que uno pueda imaginar: el de la democratización de la cultura. Porque, a pesar de la obligatoriedad de la escolarización, la escasez de medios y la pobreza generalizada hacían que el acceso a la cultura fuera algo imposible para determinadas clases sociales, especialmente en los ámbitos rurales. Y hay que admitir que la igualdad y el progreso sólo son posibles con la condición de un acceso universal a la cultura:

Porque la cultura es la única herramienta indestructible para poder ser libre, ya que nos permite conocer la realidad en su totalidad y por ello nos otorga la capacidad de ser críticos. Porque es la única vía para ser capaces de elegir, de opinar, de progresar... y eso sólo es posible desde una cultura laica y global, como la que se proponía en estas misiones pedagógicas, generosa en compartirlo todo y sin practicar el adoctrinamiento, como sí sucedió más tarde.

Y también porque contribuyendo a enseñar a apreciar la belleza en las artes, podemos hacer que la gente sueñe, y sólo los sueños nos hacen imaginar y construir, y ser conscientes de lo que puede ser, de lo que podemos ser, y así entregarnos a ello.



Y por tantas y tantas razones... he entendido que se trata de uno de los proyectos más hermosos que se que hayan llevado a cabo en este país, realmente de los más hermosos que uno pueda imaginar.
Por eso, y porque siempre he vivido de manera muy especial el antiguo ejercicio del maestro, del enseñante, del tutor... , porque mi madre lo ha sido durante toda su vida con convicción y vocación, haciendo de su oficio un valor en sí mismo, por el arrojo y la pasión que siempre ha puesto en las aulas a la hora de ejercerlo. Por eso, creo que sé vivir el trasfondo emocionante de esas imágenes de una maestra accionando el gramófono frente a un grupo de niños para hacer sonar los clásicos donde nunca sonaron y seguramente nunca podrán volver a sonar en muchísimos años, porque sé qué hay detrás de la emoción de ser capaz de transmitir la pasión por la lectura y el arte sin limataciones, porque sé qué hay en esa satisfacción de transmitir lo que se sabe, de compartirlo de la manera más bella que existe: como herramienta para crecer.


Por todo ello me emocioné, y me emocioné mucho, leyendo y escuchando esas palabras, viendo esos rostros, o mirando esas imágenes de cine. Y (lamentablemente) porque, después de todo eso, repentino, como siempre lo hace, llegó el tiempo de la oscuridad. Y muchos misioneros terminaron huyendo o siendo perseguidos e incluso asesinados... porque supongo que esa labor se convirtió en subversiva y peligrosa para el nuevo régimen, porque la libertad siempre es peligrosa para los que pretenden imponer su visión de la vida... Por ello, los últimos testimonios del horror no pude terminar de leerlos y necesité salir fuera a respirar y ver el sol, porque me sentí triste y mezquino de lo que el hombre puede llegar a hacer.

Sí, la libertad no es una conquista fácil, aunque a veces parece que pueda tocarse con los dedos. Por eso, desde aquí quiero expresar mi más sentido agradecimiento y sentimiento de orgullo para los que contribuyeron a que la libertad estuviese un poquito más cerca de ser una realidad, y también para todos esos otros que han tenido la bellísima idea de acercárnoslo en esta imprescindible exposición que cerrará el domingo sus puertas. Era un homenaje más que necesario.

9 comentarios:

antinoolibre dijo...

Forma parte de la vida ganar, perder, y ganar de nuevo al cabo de un tiempo. Por eso a veces hace falta soñar algo y verlo realizado aunque sea unos segundos para que esa idea algún día fructifique. Quién sabe si, por ejemplo, en diez años el trágicamente aplastado episodio de Tiananmen resucite en forma de un nuevo modelo de régimen democrático.

Sí, el acceso universal a la cultura es una idea revolucionaria, puesto que la norma a lo largo la historia hasta antes de ayer ha sido lo contrario, la cultura sólo accesible a una élite. Que unos cuantos intelectuales y bastantes maestros y amantes de la cultura se propusieran llevar adelante un proyecto tan hermoso y ambicioso, es admirable, considerando la escasez de medios y la falta de conciencia de la cultura como un bien de todos. Lo avanzado del proyecto en su momento convierte, como dices, a estas personas en visionarios. Y nos demuestra cómo lo que hoy es utopía mañana puede ser realidad, gracias al progreso, la técnica y por supuesto al cambio en los valores.

Me encanta el concepto de "misión laica" que impregna este proyecto. No sé si ha habido otros ejemplos laicistas equivalentes en la historia, pero me fascina que fueran capaces de concebir esta empresa que transforma la idea de misión evangelizadora en campaña para culturizar y avanzar así hacia un mundo más igualitario y justo.

Cuando conocí las Misiones Pedagógicas en un documental en televisión, me emocionó un anciano que aún recordaba aquella primera ocasión en que pudo ver el cine, y aquella obra de teatro cuyo argumento presenciado de niño aún recordaba. Había pasado la dictadura como una apisonadora, sin embargo aquel señor guardaba aquella experiencia en su recuerdo, así que no había sido en balde. Esas personas que arriesgaron su cómoda posición social necesitaban este merecido homenaje.

Aunque hoy precisamente la abundancia de información, la facilidad con que podemos acceder, ha banalizado el arte y la cultura, los ha desprovisto de importancia, y asistimos a un festín consumista donde todo tiene fecha de caducidad, donde todo vale, donde el criterio predominante es el económico, y la situación resultante es prácticamente la opuesta. Venimos de allí y ahora el escenario es el negativo fotográfico, y vivimos en un universo saturado donde los individuos caminan perdidos o manipulados, y entonces lo que yo me pregunto hoy ¿qué es hoy lo revolucionario? ¿dónde está hoy la utopía? ¿qué tendría que proponer hoy, por ejemplo, la Institución Libre de Enseñanza del siglo XXI? ¿puede la cultura ser a estas alturas vehículo de igualdad y libertad?

luis galego dijo...

Por todo ello me emocioné, y me emocioné mucho, leyendo y escuchando esas palabras, viendo esos rostros, o mirando esas imágenes de cine.


a frase citada diz muito do muito que senti quando li este post....

Carlitos Sublime dijo...

Pues qué puedo decir. Que estoy totalmente de acuerdo contigo, y que muchas veces, cuando leo reflexiones como ésta, pienso qué hubiera sido de España si nadie hubiera interrumpido el espíritu de esos tiempos y no hubiéramos tenido un parón de 40 años.

Demasiados hubiera. No sé lo que habría sido de España, pero estoy casi seguro de que mujeres como mi madre, que sólo tuvieron derecho a aprender a bordar y a rezar, tal vez hubieran gozado de oportunidades.

Ahora, con 70 años, sigue siendo víctima de un régimen fascista que confundía cultura con propaganda y formación con el avemaría. El problema es que hoy día aspiran a llegar al Gobierno unos individuos, avalados por millones de votos, que se manifiestan con los Requetés, con Fuerza Nueva y que, desde luego, no creen ni en las libertades ni en la importancia de la cultura libre (decir esto es casi como decir nieve blanca).

En nuestras manos está que experiencias tan brillantes como estas misiones, truncadas porque el saber no le interesa al totalitarismo, no vuelvan a ser truncadas.

¡¡Joder el pestiño que he soltao!!

Besos

Carlitos

Uno dijo...

Que blog más cultiral, Dios mio.
;-P

Senses & Nonsenses dijo...

Menéndez Pidal, la Institución Libre de Enseñanza, Lorca y la barraca... una época increíble, irrepetible?,lo que pudo haber sido y no fue. luego todo a la mierda y cuarenta años de amputación en blanco y negro.
después de los alegres 80 y los anestésicos 90, algunos quieren resucitar viejos fantasmas del pasado, me temo que empiezan a estar muy presentes.
excelente post.

un abrazo.

Alfredo dijo...

Y yo me emociono al leerte y comprobar como sigue vivo -en ti y en mucha gente joven- el espíritu de esas Misiones Pedagógicas y de la Institución Libre de Enseñanza.

un-angel dijo...

Logras que me emocione y me involucre con lo que me cuentas, ¡que tío!, y eso que no tenía ni idea del asunto...
Un abrazo.

David dijo...

Ay dios, otro rojo que todavía no hemos convertido al pensamiento único!!! jeje

ekiots dijo...

el caso es que cuando llegó el fascismo la represión se cebó con los maestros y aquellos que apostaron por la educación libre y laica de una manera brutal. La idea de una españa libre, progresista y laica no gusta.... mientras siga existiendo una derecha que se cree con derecho a hacer de su capa un sayo y su ideal dios, patria y familia siga hurgando en la herida de las dos españas y en el enfrentamiento civil como lo está haciendo ahora para recuperar el poder..... nunca se habrá hecho la justicia suficiente para devolver a aquellas personas de la República la dignidad que se merecen.
me ha emocionado tu entrada.... de alguna manera con ella tu también contribuyes a la libertad de este pais.
besos.